fbpx

Las ciudad de Cáceres se prepara para vivir la Semana Santa

Semana Santa de Cáceres

Un año más, nuestras calles se visten de gala para recibir nuestra Semana Santa, que se ganó el mérito de Interés Turístico Internacional en 2011. Y no es para menos, sus pasos, su escenario único y envolvente y la gran tradición y cultura que rodea estas fechas han marcado fuertemente el interés turístico por visitarnos.

Las cofradías, recorren las calles del casco histórico ante la mirada de miles de personas que esperan pacientes la llegada de paso, siendo la del Cristo Negro la Procesión del Silencio un auténtico despliegue de expectación y devoción.

Es un período sin duda privilegiado para visitar la ciudad, son 9 días cargados de tradición y cultura y una oportunidad única para conocer también nuestra gastronomía, que también está envuelta en tradiciones durante la Semana Santa. Hace unos días hablábamos del Arroz patata y bacalao como uno de los platos estrella de la Semana Santa, pero hay muchos más, como el potaje, el bacalao….  y para los paladares más golosos, no pueden faltar las torrijas, un manjar que viene de un tradición culinaria ancestral.

Por supuesto, este año la Semana Santa viene con un valor añadido, Cáceres es la Capital Española de la Gastronomía y sus visitantes podrán disfrutar de multitud de actividades y de una gastronomía gourmet creada especialmente para la capitalidad. En Eustaquio tenemos un menú especial de la capitalidad con una ensalada templada de boletus eduli confitados con jamón y piñones tostados, un bacalao al ajorriero y lomo de cordero relleno con ciruelas en su propio jugo entre otras degustaciones más, que combinan la tradición y la vanguardia con alimentos de primera calidad de la gastronomía extremeña.

Así que ya sabes ¡no puedes faltar! Te esperamos con los brazos abiertos en la Semana Santa de Cáceres.


Disfruta con nuestros pueblos de la gastronomía tradicional

gastronomía tradicionalEste domingo hemos estado en Garrovillas de Alconétar, muy cerquita de Cáceres, disfrutando de sus campos repletos de almendros en flor. Pasear por los caminos de tierra entre almendros, muchos centenarios, es un placer para la vista. Un paisaje casi nevado de flores blancas y rosas.

Pueblear, esto es, disfrutar de nuestros pueblos, de lo bueno que tienen los pequeños municipios es una actividad siempre recomendable, y hacerlo cómo un hábito es lo mejor para conocer los rincones con más encanto de Extremadura.

Después de el paseo nos fuimos a pasear por las calles de Garrovillas sobre todo de la maravillosa plaza porticada de grandes proporciones que este pueblo tiene en dónde se encuentra la hospedería. Está reconocida cómo “Monumento Turístico Artístico de interés Nacional”. La última vez que estuve en esta plaza había un evento taurino de las fiestas del pueblo y era impresionante verla con tanta gente disfrutando.

La hospedería es un lugar magnífico para disfrutar de sus vistas a la plaza de la Constitución y tomarse una cerveza artesana extremeña con una tabla de quesos. Cómo siempre no es posible irse de este pueblo sin comprar los dulces de las monjas Jerónimas que son una auténtica delicia. Hechos con mucho amor y tiempo, yo me llevé las famosas “perrunillas” un dulce muy típico de esta zona y unos “suspiros”

…..¡¡¡riquísimos!!!